DIFERENCIAS ENTRE EL METABOLISMO ENERGÉTICO FEMENINO Y MASCULINO

El debate sobre las similitudes y diferencias entre sexos son inacabables y relacionan muchos ámbitos, uno de ellos, la nutrición.

¿Existen diferencias entre el metabolismo energético femenino y el masculino? ¿Los consejos a nivel nutricional para mujeres deberían ser distintos a los de los hombres? Dar respuesta a estas preguntas es el objetivo principal del artículo de este mes.


FISIOLOGIA DEL GÉNERO

El efecto del género a nivel fisiológico muestra diferencias sutiles a nivel celular durante la selección, movilización y posterior oxidación del combustible de los músculos durante  el ejercicio físico. Ambos sexos dependen en gran medida de los combustibles del interior del músculo, así como de los ácidos grasos libres en el plasma.

Durante décadas no se ha considerado que existan diferencias significativas entre géneros en la respuesta metabólica al ejercicio físico; pero recientemente, se ha demostrado que las mujeres oxidan proporcionalmente más lípidos y menos hidratos de carbono durante ejercicios de resistencia en comparación a los hombres. Estas diferencias se basan parcialmente en una mayor concrentración de estrógenos en la mujer.

Muchos estudios comparativos evalúan entrenamientos similares en individuos estrechamente relacionados (nivel de condición física, historial competitivo o entrenamiento). En uno de Tarnopolsky (1) se comparan datos de 25 estudios y se observa un RER (Resting Energy Requirement) más bajo en mujeres que en hombres (0,87 vs 0,90). Hecho que indica una mayor contribución relativa de la grasa en el gasto energético total de las mujeres. No obstante, el significado de esta percepción es todavía poco claro desde un punto de vista biológico  y/o de rendimento en el ejercicio.

¿TODO EL MUNDO HA DE COMER DURANTE EL EJERCICIO?

Diversos estudios (2, 3, 4) demuestran que las mujeres responden de forma similar a los hombres en cuanto a la ingesta de hidratos de carbono. En este sentido, las recomendaciones no deberían ser distintas.

Las mujeres pueden destacar en pruebas de resistencia y ultraresistencia ya que se demuestra que éstas tienen una menor dependencia de glucógeno muscular durante 90 minutos de ejercicio de intensidad moderada (2). Así mismo, para mantener un elevado nivel durante estas pruebas, es imprescindible adoptar una aproximación cautelosa en la ingesta exógena. Por tanto, no está claro si la oxidación de grasa ligeramente superior proporciona claros beneficios durante episodios de trabajo prolongado, cuando la aportación exógena es obligatoria para mantener la producción de trabajo.

Wallis (3) evaluó la respuesta metabólica en mujeres y  hombres entrenados de manera similar durante 2 horas de ejercicio en bicicleta continua (67% del pic V02) con y sin hidratos de carbono exógenos (CHO). Durante las pruebas los individuos consumieron volúmenes de agua iguales en intervalos regulares. Tomaron hidratos de carbono en una tasa de 90 g·h-1 durante todo el ejercicio. Los  CHO exógenos augmentaron su oxidación tanto en hombres como en mujeres y se llegaron a tasas similares de oxidación (aprox. 0,6 g·min-1). Esto indica que la ingesta de hidratos de carbono exógenos suprime el uso de combustibles endógenos (glucógeno hepático y grasa corporal total). La respuesta entre sexos es similar.

 

COMPARACIÓN DE RESULTADOS POR SEXOS DE LAS PRUEBAS DE LABORATORIO

Hemos observado que si una mujer y un hombre entrenan de manera similar,  la mujer tiene tendencia a oxidar más grasa corporal en global, en comparación con el hombre. Ahora bien, fuera del laboratorio las diferencias son sutiles y el control específico ejercido por las hormonas sexuales tienen menos influencia que la dieta y los ajustes ambientales necesarios para mantener un buen trabajo muscular de campo.

En un escenario real, el género se queda a un lado y  las particularidades del medio ambiente son las que determinan la respuesta necesaria. Así pues,  si se comparan las diferencias entre sexos en condiciones de ejercicio al aire libre estas diferencias en el metabolismo se reducen y se encuentran muy pocas.

 

En conclusión, no hay ninguna razón para pensar que el asesoramiento nutricional a una mujer tenga que ser diferente al de un hombre.

 

En la mayoría de los casos, las necesidades nutricionales de hombres y mujeres son sorprendentemente similares  y se reducen a un plan de nutrición sólido que incluya alimentos de calidad, que proporcione tanto a atletas masculinos como femeninos un seguro contra enfermedades y deficiencias nutricionales. En el caso de ambos sexos, es necesario ajustar la dieta al tipo de entrenamiento para preparar el mejor escenario posible y garantizar la salud y el máximo rendimiento.

Así pues, ¿son los hombres de Marte y las mujeres de Venus…?  No os lo puedo decir, pero en cuanto a nutrición deportiva, con una estrategia nutricional adecuada, un atleta, independientemente de su sexo, puede obtener resultados que parecen de otro mundo.

Artículo escrito por Toni Solà- Nutrición y  Tecnologia para optimitzar la Salud y el Rendimiento Deportivo. www.tonisola.com


Referencias usadas:

  1. Tarnopolsky, Mark A. “Sex Differences in Exercise Metabolism and the Role of 17-Beta Estradiol.” Medicine and Science in Sports and Exercise 2008: 648–654.
  2. Tarnopolsky, L J et al. “Gender Differences in Substrate for Endurance Exercise.” Journal of AppliedPphysiology (Bethesda, Md.: 1985)1 (1990): 302–8.
  3. Wallis, G. A. “Metabolic Response to Carbohydrate Ingestion during Exercise in Males and Females.” AJP: Endocrinology and Metabolism4 (2005): E708–E715.
  4. M’Kaouar, Hanèn et al. “Gender Difference in the Metabolic Response to Prolonged Exercise with [13C]Glucose Ingestion.” European Journal of Applied Physiology4–5 (2004): 462–469.
  5. Riddell, Michael C. et al. “Substrate Utilization during Exercise Performed with and without Glucose Ingestion in Female and Male Endurance Trained Athletes.” International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism 2003: 407–2